Grisácea indiferencia


Paseando un muchacho de pelo oscuro y espumoso, como una especie de campo de gravitación rodeandole, visible.

Lo observó apostada bajo un árbol, mientras desordeno los tiempos y los llenos de ecos fúnebres y arquitecturas sutiles. 

Lo observó en su caminar alentado, en su trayecto a alguna parte acompañado por su musica cuando sonríe, pleno, en ese destello secreto que palidece en su cara cuando su mirar de burbuja se topa con mi retina. Y como un niño descubierto en su locura infantil al que reprendieron, se pinta de nuevo la careta de grisacea indiferencia que exigen las ciudades.

 Hoy vi otra estrella muriéndose lentamente en el firmamento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...