Ascuas



Y que las uñas hieran el cielo mismo de mis días, que aventada en la herida arda ya el ascua pálida de algunos poemas, como sarmientos de hiedra abrazando el fuego en su consumación.

Embarquemos pues, tras quemar las naves, en la fría obscenidad del desencanto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...