Exocita

Tan puta y más cabron que un alguien, sin mas dueño que el asombro, la vida fluye inexcusablemente hacia el sumidero.

Albert Cañado Tresfuentes (Fontanero y sociólogo)

Coartada


En el sigilo de la madrugada abierta en paso, en la ola fatídica en retirada, escupida ya, su rabia lunar, el ahora, y la desconcertante dejadez de los pasajes asolados, donde florece la espuma delatora que pende entre los labios preñando el amanecer de malvas.

¿Sabes..? El aroma de tu cuerpo es la coartada del abrazo.

?¿



Y si la tarde se desploma sorda sobre el pecho. Y si la ciudad se desnuda solicita ante los últimos estertores de un sol intimidado por una tormenta que nunca estalla. Cuantos cadáveres tendrían cabida en un verso. Cuantos versos se precipitarían desde las sienes desarticuladas sobre este escritorio impregnando el aire de combinaciones taciturnas.

Y si esta noche se estampa como un preludio contra el tiempo. Y si la Luna acaba licuada en hirviente progresión avivando los despojos de mis entrañas que siempre te nombran. Cuanto espacio resquebrajaría las ondulaciones de mi voz. Cuanto verbo predeterminado por el ayer se diseminaría entre  los muslos hasta la embocadura de tus labios en esa atmósfera sin peso antes de que cayera la ultima de las defensas.

Inquietudes y café

Tricky - Come To Me


Observar con los ojos amorosamente fieros del afilador, la danza imperturbable ante la inquietud de la carne, con todo lo ajeno entremetido en las uñas mientras humea el café, mientras las rutinas desfilan frente a la luna de un bar. 
Anticipando el sonido de su voz embebida en ternura, con la mansedumbre del sexo reconciliado. Así como la voluntad se dejaba al sueño, el poblarse de tu barba en el trascurrir de los días son terrones descomponiéndose en mi cabeza.

¿Y que hacer con la apetencia de huesos molidos que ungir sobre lo incierto?

Proyectar el arma en el abrazo, me digo, afanarme en la artesanía sin trascendencia de un nombre a pie de obra, en el espacio vacío del pecho. Tal vez el tuyo, posiblemente el mio. Dejarse, en lo que no tiene nombre y rota en lo cíclico del anhelo.

Poco importa, en la falta de significación de todo esto, que asumir la libertad propia y ajena, que reconocer en lo maleable de la arcilla la composición del acto, la resolución. Permanecer, respirarse las madrugadas y acometer los azules del amanecer a dentelladas, y no caer en la renuncia de la enredadera reseca que adolece de lluvia.

Solo se muere una vez, me repito, desenfunda la sonrisa, coño, pasemosla bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...