La Susodicha

" No existe a mis ojos, mayor muerte en un poema, que la prolongación de lo predecible. Un rebaño de versos apostados en la cotidianidad de una cañada." Se dijo la puta apacible mirándose en el espejo, conmovida.
"No es derrota en mi boca, la señal de lo propicio en el gesto plegado que antecede a la condenación. Turba de emociones que acontecen en la inhumación de los perversos". Se dijo la santa arrebatada lamiendo los dedos plenos de su sangre, embelesada.
Y se derrumban ambas , tierra, en tú, curva perfecta, vete a saber por què extraño apremio devenido tras vivir, como fardos agrietados de esperma rotando la próxima primavera.

2 comentarios:

  1. Las santas viven los instantes previos al corazón, bajo la dulce perversidad que encierran los fríos cortinajes de una estancia aparente. las prostitutas comprenden que todo poema expira en la cama. Ambas son contenedores de esperma agrietados, eso es lo que hace la primavera con sus flores.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...