Rumor



Ya porqué fuera tu abdomen el rumor de la arboleda donde se despereza cada amanecer, que mis yemas extrañan juguetear a increpar la ternura hasta volverla flama. Y colgarme, en tus ojos, hasta desentrañar lo que la boca calla, y reconocerte, una y otra vez.

Agárrame, durmamos otra vez.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...