Sin orden, desconcierto

Sebastian Paul - Birth


Mojarse las pestañas del relente, proyectar trascendencia, filamentos sacudiendo el instinto, internarse en el requiebro del cuerpo ajeno, la noche se acartona como el deseo expuesto a la intemperie en la ropa interior.
Remordimientos, piojos que asolan a los indigentes del afecto. Sórdidos objetos emcumbrandos de encantos, palabras palabras, senos lacerados que no sacian la sed ni la bacanal de hambres. Tinta, relicario, pretender lograr la invulnerabilidad de los labios del ahogado, y cantar, sobre la futilidad de la mariposa, delirio, vida que reposa sobre el hocico del cocodrilo.

Tal vez se te olvido bailar hasta que se deformen los caminos, antes que la vejez demenciada se vanaglorie de estar acariciando tu sexo.
Bestias bulímicas, dulce catatonia, vaselina, y heridas al sol hasta lograr la simetría de la llama que oscila dejándose en el aire.
¿De qué hablo? No sé, pensé que hoy era martes.

3 comentarios:

  1. Se te echaba de menos. Cuando te leo imagino mucho más allá de las palabras, porque las palabras, son como un jeroglífico, un laberinto del que sólo tú conozcas la salida, una tela de araña y, uno imagina qué, esconden, que leve secretos, que verdades...Siempre tan inquietante.
    Todo eso siento. Todo eso leo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Sólo quisiera saber que se oculta detrás de un blog que únicamente admite invitados.
    Sobre lo que escribes y cómo escribes, creo que tengo que secarme las pestañas del relente hacia tu proyectada trascendencia.

    ResponderEliminar
  3. "Remordimientos, piojos que asolan a los indigentes del afecto." DEMOLEDOR.
    Creo que después de acabar el último de Eduardo Mendoza creo que si sé de que escribes a pesar de ser martes, pero a lo mejor estoy equivocado.
    Feliz año nuevo, un abrazo desde esta orilla del Manzanares.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...