Yo soy Charlie



Y de repente, el cáncer se hace visible cuando atenta contra la imagen y la palabra en Europa, ya no es la balanza de la sangre por la sangre, ese juego macabro de victimas, es el acto de la locura plena da verdad, es el lenguaje del absolutismo de aquellos que no respetan a los otros. Cuando amparados tras dioses los hombres toman el derecho sobre la vida del igual, sobre su cuerpo y pensamiento y conforman así el justificante que les abrirá las puertas de ese paraíso que previamente les negaron. Reprimidos y mutilados, aleccionados en una supuesta espiritualidad que reclama su rabia como arma.

¿Y como frenar este cáncer, en una sociedad descreída de ella misma, en un Occidente que infecta de desamparo a sus ciudadanos, que los miente, manipula, vigila.... y como evitar que entre unos y otros la humanidad pierda su alma (pensadores, creadores, artistas, filósofos, soñadores..?

Toda la historia de la humanidad es un cumulo de cadáveres abrazando ideas, no hay nada que teman más aquellos que pretenden someterla, que la expresión en libertad, que el verbo sin miedo.


La carne se pudre pero la idea prevalece.

5 comentarios:

  1. Desgraciadamente, no todos los muertos son iguales.

    ResponderEliminar
  2. Para mi que son instrumentos; artefactos al servicio de mentes perversas.
    No son naciones, son personas que juegan a ser dioses. Un juego macabro que con el sacrificio de unas vidas cambian el panorama mundial noticiero.

    ResponderEliminar
  3. occidente ha pasado por situaciones límites tantas veces.... Y siempre hemos salido fortalecidos

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que sea así, que la libertad y las ideas aplasten, al final, la bestialidad de la fuerza y el fanatismo.
    =(

    ResponderEliminar
  5. Creo que no hay que decirlo de otra manera... cáncer. Eso sí, vamos a estar así durante un milenio más. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...