Agárrate si puedes

Y como esa tormenta que asciende desde leve susurro a través de los montes lívidos hasta la contundencia de la sacudida. Así se ofrece la madrugada al que se rasca complacido, sabedor de su presencia, tomador del tiempo que le es dado, placido en la tregua de saberse prescindible en el rotar de los cosmos, acurrucado, lamiéndose ufano. Y la decisión bien dentro, y la apuesta sin amarras.

Agárrate si puedes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...