De cauces...





Dejemos que corran los flujos soberbios del hambre o desviemos rabiosos  y encolerizados el posible renacer del rió, que engulla toda esperanza que como un tumor galopante esculpieron tus dedos.

Las cortesías, entiéndeme, para los que no se olisquearon los sexos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...