Cuentito para arañas




Y de repente las piedras ya no fueron memoria, y los anillos de los arboles se divorciaron del tiempo y de la tierra. 
Y al mundo, se le enredo un compás de pulsaciones que decían ser su historia, pero poco más que la sombra de un mono que se soñó era aquella cosa intangible y que todos alimentaban.
Y sucedió, (aunque nadie sabe como ni donde ocurrió...) que aquella cosa enorme tomo forma, y arácnida ella, los engulló. 

Lo más desconcertante fue que ni tan siquiera emitiera un leve pestañeo cuando al desvanecerse un mal día, los vomitó.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...