Inmerecido

Portishead - All Mine

Supongo que nos cedimos un tiempo inmerecido, momentos en los que la herida supuraba anhelos de cura, extendiéndose, tomando la sospecha y el juicio con la misma mano que pretendía sujetar los delirios, de vernos, de encontrarnos más allá de la fragilidad que maquillan los animales heridos, esos animales con las tripas llenas de hebras de atardeceres y briznas secas, de viento y espumas, que braman, rugen, aúllan, maldicen, cosechando distancias en cada gesto, alzando muros en cada ademan descreído que los salvaguarde del mismo daño que aún cargaban.
Si, creo que ganamos los dos la batalla, aunque yo prenda rubores sobre tu ventana
.


.

Otoño

Hiatus - Precious Little

Un paseo entre la arboleda del parque y te asalta la belleza, sin previo aviso, y como un geómetra ebrio, espoleas palabras hasta erigir ese algo donde sostener la idea.

La memoria en flama, eso es el Otoño, la nostalgia entre los arboles amasando recuerdos hasta ruborizar cada hoja, hasta prender sus copas ante lo inevitable del invierno. Fragmentos de la pasada primavera atestados de mil matices se amontonan a su pies, la musicalidad de la hojarasca crepitando atardeceres y esos días de radiante verano descomponiéndose mansamente antes de la desnudez y la intemperie, como el arranque de un moribundo aferrándose a la vida, como el verbo del anciano frente a su soledad.

Ay


Hay una tristeza que parece agazapada bajo las bóvedas de las ciudades, que apenas es percibida al dejarse ir sobre el frenesí de las aceras pero, ay, en las salas de espera, ay, en los autobuses, semáforos...ay, en esos momentos en los que la quietud obliga. Es entonces que asalta, que brota de adentro de los ojos, como una epidemia que se extiende silenciosa aprovechando la contención, aprovechando el desconcierto y el otro... como ese cuchicheo de cucarachas esperando la complicidad de la oscuridad para corretear libremente. 

Y es curioso, casi podría decirse que si permaneces atento las vieras avanzar, así, como a brincos cuando las miradas se tornan huidizas y ya ensimismadas hacen de todo espacio una prolongación de soledad.

Que no falte


Balkansky - A Storm

Que no falte la bondad del agua prolongando la piel, los aromas dulzones entretejidos en lana, ese arrullo a primavera anudando el hambre en la garganta.

Que no falten los azules inabarcables y magnéticos de los días de verano,  las noches cerradas cuajadas del fulgor de lo indescifrable, ni las gotas en plena tormenta estampándose contra las ventanas reafirmando el sueño y el hogar.

Que no falten las miradas en las que recomponerse, bálsamos frente a la escarcha, ni tan siquiera esa tenue melancolía que le da por vivir en mi mecedora, ni tan siquiera ese poso de corazón prestado al dejarse más allá del horizonte.

Que no falte sobre todo, el aire que gravita en algunas melodías, paisajes devueltos al frenesí de las aves, ni lo que revuelto cobijar entre las manos ya fuera el mismísimo mar, o lo que quedara por respirarse
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...