Soy



Soy esa niña que corre con la piel herida por el napal, llena de cicatrices, de sinuosos pasadizos que asemejan las cortezas de los árboles donde la nieve se dejara reposar. 
Soy los ojos prendidos de un cuerpo minúsculo, templo del dolor, que avanza esperanzado con los brazos abiertos hacia las limosnas del que observa para nombrarla memoria en su objetivo.
El epicentro fosilizado del drama descubriendo la gravedad y lo incomprensible.

Soy la sospecha del sonido tembloroso que acompaña el rictus de un verbo, también el desconcertante aroma de la carne abierta y su rubor íntimo, ese instante magnifico donde el caos reto a la nada de tú aséptica habitación.

Soy, amasijo de vísceras, ejército único de voluntad y creación.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...