Tus dedos...

Tienen tus dedos la precisión de desentumecer los nervios y hacerlos crepitar, aún cuando te declamas en la más glacial madrugada, evocas afán de carantoñas voraces, segregas el regusto almendrado de lenguas que anudadas se mofan del recelo, como si en cada nota te fueras en abrazar el absoluto.

La perversión es una linea discontinua para aquellos que temen abordar lo insondable de esos cosmos azabache, para los que no perciben la fulminante sensibilidad  que reside en tu retina ennegrecida, esos mismos que aplaudirán el silencio del ansia como tú obra magna y jalearan ante otro mundo dilapidado.

En fin, los pájaros parecieran empeñados en perseguir las estelas de un cielo demasiado nostálgico, así que, habrá que permitir la quietud en la ausencia y reservarse tanta gula para el próximo amanecer.




2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...