Donde sacudir el légamo



En la demora del cuerpo moribundo aquejado de margaritas que, como un rumor de pájaros erráticos conforman los caminos del aire sobre los fértiles pastizales de lo onírico, se erigió la voz del suicida.


Algo donde sacudir el légamo de estos ojos, clamó.. 

Escupe, salpica con tu rabia lunar paisajes nuevos u olvidados, sin mesura, hasta que se disipe el peso de la intemperie. Orina sobre la indiferencia que emanan los caminos, remueve y tamiza las partículas de lo aséptico con tu olor celado, abraza el lodo entre los dedos serviles a la idea, oprime el lenguaje hasta deformar su inmovilismo y ábrete el vientre, contempla tu hogar... los gusanos es que no entienden de arte ni pediatría, hazte el favor.



3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...