Fragmentos de nadie...

 


 Las manos de memoria, las simas y los paisajes lunares de los ojos, la gravedad que hace de la costa en el reverso de tu frente mareas, los verbos que inflaman la lengua ojerosa  prestandose a otras huellas, redescubriendo el pulso de las estaciones de ida y vuelta.

Apostar,  los huesos esquirlados y bermejos,  la polvora que emerge de los costados desgarrados, los kilos de distancia consumidos al habitar otra piel. Arder, en el retinar agudo de las mañanas, dolerse, en el enjambre enfervorecido del utero maldito conjurando los paisajes verdes, bajito, en susurro de niño huidizo que sabe de ausencias. Escuchar, lo intimo de las entrañas en el desnudarse del agua sacudiendo la indiferencia de las aceras grises, lo armonico, de ese torrente que barre los restos de la muerte.

El asombro, ese tiempo, donde el fracaso que sabemos en la trastienda es tributo al incensario quemando los pulmones con el exotismo de las criaturas que olisquean de nuevo el aire y citan, jalean e inducen a los vientres radiactivos de las nuevas bestias al estremecimiento.

Esas cosas que suceden cuando iridiscente, sangra alentada la carne esos fragmentos de nadas, quiero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...