Viene todo ardor...



Viene todo ardor, el resplandor que rompe los paisajes inhabitados, los campos de roció helado y esmegma infértil. Llego toda nadie, desde las cenizas, inflamada en el traqueteo que parte la noche en dos para hacerla pan y atender los dos carrillos. Desmandada, como las ruedas enloquecidas ante la decisión del suicida. 
La ropa tan de ventolera, a mis pies, desestructurada en el reencuentro frente al charco sin fondo. 

Un proyecto, el tiro formal a los hábitos celestes, faltas, ausencias, renuncia, hambre. Y el vientre reconociéndose sobre el agua con aullidos suaves, con los dedos pronunciando el eco en pasos graves, amenazando las grietas de la presencia, con el lomo arqueado de la memoria sometiendo el horror y la mugre para tornarla recreo, abrigo y muchas burbujas tomando el espacio del otro lado de los parpados. 

Sin más dueño que el asombro la vida fluye inexcusable hacia el sumidero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...