De las cosas que pasan cuando tú no estás...




Tiene el humo la deliciosa capacidad de definir los flujos en lo impalpable de la penumbra de la habitación, los horizontes desdibujados de la tristeza evaporándose sobre los charcos que se descolgaron de nuestros cuerpos. Quizás por esto me dejo a la deriva en el cigarro del después de morderte los dedos, de acomodarlos a los espacios de mi infierno, tan asquerosamente húmedo, tan insufriblemente sensitivo que necesito la distancia de este momento para recomponerme, para reconstruir el amurallado de lo que imagino ser antes de que me abrieras los muslos y el mundo, rotara ya lejano porque me había perdido mas allá de la piel, entregada sobre las frialdad de las sabanas mientras me ibas aniquilando.

Pequeña, ovillada alrededor de tu cintura con la plasticidad de una nebulosa que se debe a la necesidad de  tus retinas inflamandola, citando a la bestia adormecida que redescubre el placer de la sangre cuando la totalidad de lo que la rodea se descompone, y las paredes ya no son mas que el refugio de nuestro atentado a lo adecuado, nuestro secreto..

De las cosas que pasan cuando tú no estás, habitándome, poco debo contarte, para sostener el caminar por la incertidumbre de los momentos en los que nos consumimos con el ansia de hacer nuestro lo inexplorado una y otra vez, posiblemente hasta agostarnos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...