Arañada, sí... pero intacta.


El juego era simple, en tu disposición sobre las normas y fichas sobre la mesa, se intuía el ritual al que me entregabas. Los limites que denunciaban tu necesidad de marcos, acusaban los requisitos a los que te debías. Todos tenemos miedos y muchos vicios que purgar, sacudiéndonos la culpa en la redención de otro cuerpo, entregados a la búsqueda de la belleza para poder hacerla nuestra, y fíjate, que creo que es tu caso, si se rasca esa patina amarilla que ha conformado tus murallas.

Respete los muros, lo pactado, me deje por los pasadizos como una rata atolondrada por algo polarizandome las tripas, sin conocer con certeza el objetivo, y a momentos, contenía el impulso de derruir tus fronteras. Te tantee, en esas pequeñas comuniones de lucha, de contrapunto, pero me podía mas tu presunción de mi, así que, te di lo que esperabas, la reiteración de lo común, lo burdo atentando, es espectáculo, el espectáculo. A mi tampoco me molan los que se pierden en música fácil.

Resulto divertido acomodarse a tus presunciones mostrando mi hambre invertida. A ser espejo del espejo, donde sin valor para enfrentar la mirada y, aún así, todo viene siendo poco menos que nada. Nadie se encuentra nunca, porque nadie permanece en un momento, por lo cual por mucho que huyas al final nos acabamos cogiendo.. o nos cogen. Que quizás resulte esto lo aterrador.

Tu no lo sabes, bueno, tal vez si...pero no hay mas preso que el que justifica sus delirios, por eso nos mentimos, por eso estamos inmersos en la oscilación que es vivir. Por eso escribo, por eso andamos por aquí.

Sì, no fuí sincera, como ya bien sabes, hay mucha mierda esperándonos al doblar cualquier esquina.

Y en este juego de mentiras, ambos cumplimos nuestra función, sin saberlo. Y gracias, resulto realmente estimulante provocarte reacción, aunque fuera la no esperada.

F5- Agua.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...