La sombra del pajaro

Quise creer que eras un extraviado en la ventisca, que habías amontonado todo el frió comprimiendolo en paredes de silencios mientras te dejabas ir sobre el eco del mundo buscando aceptación. Que tras ese rumor glaciar con el que rendías tu vida a las mecánicas, había un niño pidiendo paso con los puños henchidos de pajaros.Que conocías el hambre y sabias de lo insólito del calor nuclear desprendido por los frágiles cuerpos de los ruiseñores en el invierno.

Desconocí por decisión, las formas deshabitadas que se intuían bajo tu chaqueta, también el arma que anunciaban los destellos de tu mirada de reptil acobardado. Lo que fue, no era mas que una respiración asistida impuesta por mi necesidad de cicatrizar y restituir al mundo algo de primavera, y tú, apenas eras un reflejo sin forma intentando reconocerse por que carecías del valor suficiente para enfrentarte.

Y sabiendo...¿No es entonces responsable el que, por perseguir la sombra de un ave cae, precipitándose con la venda en las manos en las simas del recelo?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...