De pulsos e impulsos

Me he bebido los parabienes de esta noche en ojos desconocidos y copas quemadas por el uso, me he dejado sin cauce, en este redescubrir, en este retomarse tras el luto de esa entrega inmerecida.
Ebria de cálidez y aire, con la maquinaria de destellos circundando más alla de las brumas, del teatrillo de guiñoles que, desentendidos de esa molesta sensación de sus culos, permanecen inmersos y reafirmados en clichés.

Me he tragado los claroscuros de todos los rincones que me ofreció la ciudad, sin compuertas, sin consideracion a sus monstruos de leyenda, sin respeto hacia ésa, aquella adolorida que observe en los espejos y pretenciosa decia "yo", como si la palabra alzara un púlpito. Que estupidez, que cúmulo de presumibles supuestos dando pies con los que otorgar el poder de la huella a los hechos, y continuar así, alimentando los manuales de las tragedias nombrando patria a la memoria.

He tomado la madrugada, en este privilegio del que sabé del placer, y de ser y de estar, con la risa bien armada haciendo la corte a la incertidumbre.

Ya no más sombra mía, un pestañeo una vida...

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...