Lo más extraño...


No había nada de particular en esa calle humedecida, no residía ni un apice de misticismo en el rumor de las aceras acorraladas por los restos de la noche que, a golpe de mangerazos borraba aquel personaje fosforescente entre bostezos mientras maldecía la fugitiva luna.

Solo luces hirientes de una bocateria, clonandose sobre los adoquines, tintando el escenario de esa luz malva que destacaba sobre la penumbra  con la que las farolas daban cobertura a nuestras travesuras por esta ciudad. 


Sentada bajo los soportales tragandome la vida en una chapata recién horneada, rotando distante de mi propia ausencia, no vomite poesía en el cajero donde sacamos dinero para el taxi. No había frases cifradas por el azar sobre el muro de la casona derruida del casco viejo, nada destacable en la urgencia del drama, nada entre los bosquejos y consignas manidas a golpe de spray que deletrearan el comienzo de un distinto mañana.

Tan solo coro de soledades ebrias, de afrentas al mundo en la cara de algún despistado que veía su orgullo quebrado junto a su ultimo trago mientras andábamos hacia el amanecer, ajenos a el convulsionar del mundo. Reordenando el aire, desenredando silencios tejidos a casi ciento veinte decibelios... leyendome en  la aspereza de tus dedos, amansando el vértigo en tus uñas con todos los semáforos en rojo como coartadas perfectas.

No había un remanso de agua clara bajo tus ojos, eran un cumulo de desesperación  azotada por el humo de los antros, tú, ojeador de culos de botellas, buscando esa libertad efímera de sentir por la que merecia ser brindamos...
Tan solo flores de invernadero en las escalinatas del parque que daba a tu calle, solo aroma acre, maraña de  horas tintadas de luto fundiendose en la piel, conformando nudos de carne y sabanas, de fertil silencio sodomizando el frió de las aceras donde los autobuses comenzaban su recogida de Lunes en esta nada que nos ocupa y tanto invade.

Apenas eramos tú o yo...y lo más extraño es que me parecía bastante.

1 comentario:

  1. Leo tu post y el ENCARGO de Cortázar y en su esencia les encuentro unos paralelismos increíbles ,no se , tal vez sea esa fuerza vital que emanan , o vete a saber el que

    un besete.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...