Los arañazos en las tripas...





¿Como dejar de sentir los arañazos en las tripas de esas fieras enfrentadas, convulsas y enfervorecidas en la batalla de lo real y lo convenido por extensión  Entre el pensamiento y el verbo implícito en la carne que muere asfixiada por el mundo sintético al que nos hicieron ver debidos ? 

A más miedo, mas necesidad de entender la vida, como si esto fuera la forma de frenar el vértigo presuponiendo que con las claves, si las hubiera,  controlaremos ese flujo aleatorio e indescifrable que nos envuelve y sucumbe, y que finalmente nos acabara por derrotar. Nacimos vencidos de antemano, con un préstamo del que somos depositarios, y a mi entender sin más deber que el de ser, para con uno y en reconocimiento inverso, un brillo transitorio y efímero que deje un rastro mas que cuestionable para los que vendrán. 


No es posible entender, tal vez, el hecho de que una tenue comprensión y aceptación de esa magnitud que se nos escapa de las manos, nos acomode en una visión menos sesgada, y recuperar el único espacio que nos pertenece, el ahora. Y quizás sea ese ahora, la llave adquirida a la actitud que nos predisponga y acerque a la cada vez mas inalcanzable libertad en una sociedad  maniqueista que, dicta los parámetros que habitamos en función de un objetivo enfermizo y desde un mal entendido individualismo donde se le priva al individuo del tiempo de su desarrollo y autoconocimiento, obligandolo y sometiendolo a la parcelación en roles en función de su casta . De una sociedad que nos imprime necesidades irreales y el prejuicio como forma de control y alimento a la vez, para ese temor latente que subyace en toda persona, en la necesidad de ser aceptado como garantía inconsciente de vida, de huida imposible del dolor  y la muerte.

¿Como admitir entonces al otro como esa extensión demasiado similar de ti, cuando enfrentas sus ojos, si estas prieto de limitaciones, si todo esta dividido en estratos?


Soy una nadie, un alguien trasegando por los limites de los otros, un parásito de instantes avocada a una cierta tendencia a la irritación fruto de la fricción con una realidad con la que no comulgo. Y desde mi reprobada rabia, desde lo no conveniente para esta panacea de mantener el bien social, desde mi inadaptacion a las certezas, tejo mis supuestos con el animo candente de reconquistarme día a día hasta lograr abrazarme.  


Y si esto es locura, si negarme a lo presideñado es lo reprobable por la humanidad llena de despropósitos,  bendigo todos mis delirios, por que al fin y al cabo son mis universos exiliados donde me reconozco y apoyo, en mi personal batalla de hacer de este préstamo algo mio y ser capaz de encontrarme en otras retinas sin temor a perdernos.

2 comentarios:

  1. He entrado por lo menos tres veces desde esta mañana en este post, no porque no lo entendiese, quería saber en que punto lo que trato de plasmar en mi espacio se mezcló con lo que has escrito, no creo que sea locura o si lo es, entonces es el estado natural de los hombres -como ser humano no como género- pero no pienso que sea tal enfermedad ni delirio, esa búsqueda de buscarnos en la retina de los demás, o ver algo nuestro en un papel, creo que lo que buscamos es la inmortalidad sabiendo que somos finitos.
    Es la entrada tuya en la que más me he visto, ¿no seremos familia?, jeje.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...uhm, buscarse en las retinas dado como están las cosas hay fuera, llena de mucha peña muy vendida a el discurso general, se me antoja de bastante desgaste. Pero si, creo que una vez mas menos te tienes reconocido, se logra un prisma mas propicio para retinar a buen nivel.
      A mi el tema eternidad, como que no lo veo, demasiado difuso más allá de la magnitud de un instante bien exprimido.
      Algo compartiremos, seguro, por eso me lees.

      Oins, que total sonó ese abrazo. :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...