El sabor de la papaya






Se van muriendo días sobre nuestro calendario, inmersos en la elección de compartirnos a ratos, me encanta cuanto prorrumpes, en plena madrugada, con esas palabras con sabor a hierba, con tus ademanes cobrizos agazapados a medio pulso entre la risa y la necesidad de derrota en tus ojos.
Y todo ese mundo de colores agolpándose, insinuándose, bajo el calzoncillo de batalla con los restos de la sangre que te bebiste ente Jamaica y Alemania..

Todo esta bien en lo discontinuo y casual de observarnos, desnudándonos en los intersticios de la carne que nos empuja, como dos titanes petrificados en las lecturas de la piel pataleando hasta alcanzar la aceptación del ruego en la mirada del que se sabe a ratos. Todo a resultas del humo verde zarandeando mi infierno receptivo, poniendo las cosas tan patas arriba que adquieren coherencia, a bien de la semejanza que nos condena a querer descubrirnos entregándonos al otro. Desposeyendonos, en esos espacios del deber que nos confiere estas garras quirúrgicas.

Sabes a tierra tostada, a sangre añeja amamantando un vergel, a raíces que aman lo logrado y no cejan sin embargo, de perderse en el horizonte. A deseo muerto salpicando con su bramido los limites de las paredes, a esas semillas que hacen sabrosa a la papaya.


12 comentarios:

  1. A esa hora, a esa hora, transcurre lo mejor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, del atardecer en adelante me parece que hay más verdad.

      Eliminar
  2. ¿Qué simboliza para ti esa papaya?

    Suelo perderme cuando te leo (o no te leo). No es por ti. Es cosa mía.



    Besos, La...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No crees que perderia cierto encanto? Pero me has pillado de noche, asi que hare un sobreexfuerzo.

      Traspolable de fruta tropical( carnosa, crecimiento rapido, vida corta)a algo basicamente sexual.

      Besos, Mi..

      Eliminar
  3. Comprendo...se nos hará la boca agua entonces.



    Besos, La...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo el comentario, pero aun así, hay algo que lo hace sonar bien.

      Besos, Mi..

      Eliminar
  4. Yo no veo ese deseo muerto lo veo bien vivo.
    En tono de broma, me gusta más el mango, la papaya no me va, ¿lo puedo cambiar?
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Joder, no sé, como veas. XD

    Pero en el texto, siendo la papaya sexualidad femenina, que me sueltes lo del mango, me ha robado unas risas...jajaja

    Dos besotes, por el patinazo simpático.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me di cuenta, jeje, pero palabra, que está muy mala o la que comí en las ensaladas que me preparaba en Perú no había quien se la comiese.
      ¿Sabías que el mango era originario de la India en lugar de América?
      Menos mal que no he dicho plátano aunque puestos suena casi igual eso del mango, jeje.
      Muchos besotes.

      Eliminar
  6. La verdad que no tengo ni idea a que sabe. Nunca me comido una papaya, y evitemos ser mal pensados...jaja

    No lo sabia, pero pudiera ser el dato sorprendente del día. ;P

    Besotes Ángel, eres un salao.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...