Amanece en lo indefinido...

The Lumineers - Ho Hey

 Amanece, como día tras día viene sucediendo en el barrio que fue escombrera. Trae una luz húmeda, congestionada, la soberbia momificacion del movimiento haciendo suyas las calles. Hace frió en el parque cercano donde las palomas están inmersas en su ritual, en esa danza de latigazos que las somete, que las torna a ojos de quien las observa en un manojo de espasmos ridículos, ajenas, absortas en el reclamo. Una pareja de ancianos pasean sus huesos sobrecargados de tanta vida, de la mano, se sienten las secuelas del agua de puerto en sus miradas, mientras del transistor que ella esconde en algunos de sus bolsillos, se dona una copla a los que pasean contenidos, confinados en la significación de las ciudades, en su automatismo. Y niños, los Domingos son muy de los niños, debe ser por la conjugación de libertad y atenciones donde aceleran endiablados retándose a ellos mismo, sobre patines, bicicletas o mil trastos mas, confiados e incautos, haciendo suyas las primeras cicatrices, las que habitualmente alguien velara.

La fluctuación, el asombro de lo mínimo conforma y sostiene lo que no soy, alguien, por eso continuo paseando mas allá de las veredas, ensimismada en la química del color, en los caprichos de las margaritas alfombrando el césped. El universo permanece indiferente, los cuerpos llenos de significados que han echo suyo el parque también, y poco a poco llega, los sublimes momentos de indefinición, de esa luz casi mortecina que fluye hasta desfondar los discursos. Quizás es esto la libertad.


2 comentarios:

  1. Bien podría ser una mañana en el Retiro un domingo cualquiera, solo faltan las descaradas ardillas, los patinadores suicidadores de caminantes, los trileros o las echadoras de cartas.
    No sé si será libertad pero al paso que vamos, la única que nos vana dejar es que podamos elegir donde morirnos de asco.
    Al respecto de esas primeras cicatrices de esas primeras cadas, ¿no te parece que los padres de hoy en día se pasan en exceso en la protección de sus vástagos? dios, tengo el cuerpo lleno de cicatrices y no me he muerto, monté en bici sin casco, en bañador y chanclas de piscina y si me caía, un lametón en la rodilla y a la piscina de un salto que el agua fría hacía que no te doliese nada.
    Un besote rejuvenecido, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...yo estoy en ello, en decidir donde me muero de asco. Si hubiera realmente posibilidad de decisión.

      Eso de los padres, la sobreproteccion, es un reflejo de los miedos que imprime la sociedad, robando experiencia, volviendonos vulnerables.

      Un besote, chavalote. ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...