Fósiles con caretas de carnaval...


No todas las múltiples ecuaciones verbales son capaces de conformar la exactitud de lo sentido, o lo ideado. La imprecisión es la luz temblorosa que escupe sobre el amanecer sus infinitesimales variables que moldearemos como poéticos marranos sobre el lodo ajeno, que es la cultura y el saber de todos los que nos antecedieron, y nuestros propios pero no irrepetibles excrementos.. Somos por lo cual las entrañas de los bastardos, dando verosimilitud a las palabras que nos hacen esclavos de lo que creemos nuestro personal cosmos interior. Un montón de nutricios despojos de otras mentes, dosis de templados vómitos en los que rescatar alguna certeza, con la que delimitar el YO... que esperaríamos irrepetible. Admitirlo, quizás resulte hiriente, pero ni existe la nada, ni la creación como tal.

El universo que nos habita es un ondulante colagge de datos y materia pululando por demasiados espacios comunes. Así que solo queda esperar lograr, el mas colorista, aromático e inquietante truño creativo, que sea percibido como la mierda mas exclusiva que la de tu vecino. Pero creadores, seres únicos, y alardes de altilocuencia no dejan de ser parches para reafirmar las frágiles fronteras de la identidad que espera escapar de la necedad.

Bienvenido al museo donde los fósiles lucen con orgullo sus caretas de carnaval, pretendiendo revestir su minúscula vitrina de el asombro de una nueva especie que estudiar... Y eso lo eres tu, y por ende lo soy yo.

8 comentarios:

  1. ¿¿Me concede usted este baile Señorita?? El de Yann… El Vals de los Monstruos… Me concede los casi cuatro minutos que dura para darle vueltas y vueltas al tiempo mientras bailamos sin decirnos absolutamente nada???... Rectifico... Quise decir diciendonos las cosas sin ordenarlas en forma de palabras.

    ResponderEliminar
  2. Arreglado va el uno (o la otra) si pretenden encontrar abalorios en las costras acumuladas. ¿Originalidad? En el inicio: lo que no clásico es plagio (decían). Más tarde: con suerte, no haremos sino repetir una y otra vez las mismas imágenes y cuestiones que nos inocularon los otros.

    No hay que ser tan despiadado y cruel por el hallazgo como denota el ritmo del texto, acotado a la señorita de la imagen y su arma de humillación. No seamos duros por ser tan bobos... quizás halla remedio (no original, claro, pero sí pudiera ser honesto).

    Salud y librepensamiento

    ResponderEliminar
  3. Bandits... siempre he sentido los silencios compartidos, como el mejor dialogo posible, por mucho ego inflado de escritor o poeta venga a cuestionar. Veamos...

    Luis... al final las imágenes no dejan de ser los medios por los que ponemos en funcionamiento nuestra mecánica inversa de aprehensión. Yo no veo ningún arma de humillación, yo veo un objeto en sus manos con el que limpiar restos y enviarlos mas allá del sumidero. Ocurren cosas cuando se nos acumula tanta grandilocuencia, no considero que este de mas ser capaces de realizar ejercicios de crítica, propia u ajena, y para ello la compasión no deja de ser un lazada de ego. No seamos tan bobos por temer cuestionar las bases de nuestro púlpito.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. bueno. Me gusta tu optimismo: por lo menos los muertos somos capaces de disfrutar de un buen carnaval, con sus caretas, como corresponde....

    a veces siento tan cerca tus palabras que me asusta (eso es porque estoy muerto jeje)

    mi beso.

    ResponderEliminar

  5. ¡Plas plas plas!!! Debería palmear la platea por unanimidad, ante tu vómito de verdades y de mentiras a medias.

    Osado, divertido e ingenioso.

    ¡Chapaeú, amiga! Saludos, Ann@

    ResponderEliminar
  6. Lo puse en mi face, jijijiii...

    Ann@

    ResponderEliminar
  7. La canción la verdad es que le sienta como un guante y no se puede decir mucho más sobre la entrada.

    Es ruda y fria como metal, pero a su vez es suave y con sentimiento cada parte esta conectada con la siguiente.

    Ya me gustaría ser especial, pero aun se conformarme con formar parte del sequito de desechos con patas que quieren brillar como una estrella a pesar de oler a rayos.

    ResponderEliminar
  8. En poco tiempo seremos 7.000 millones de mentes pensantes sobre el sumidero planetario... Espero que alguna sea original, aunque solo sea por llevar la contraria.

    :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...