Y aún sin saber...



No sé cuanto tiempo podría permanecer estático el universo en tus retinas, ni de como adquirirías la capacidad de rasgar el continuo de la irrealidad trasportandonos a esos paisajes que se nos debían como postreros recuerdos, a los que acudiríamos para enhebrar de nuevo los labios si alguna vez el tedio nos hiciera distantes compartiendo el mismo sofá. No sé, si el amor es mas la voluntad de habitarlo tras la muerte del ideal de esos cuerpos que se entrelazan a tientas empujados por el anhelo de la ebriedad o, los continuos sobresaltos de piel en piel hasta amar lo que el otro reconocido jamas sera. No lo se. Lo poco que logro dilucidar de esta melodía que se distorsiona a ratos, por el bullicio del tugurio que son las calles y sus espacios, es que te necesito habitar.

 Desconozco si llegaremos a ser algo mas que un montón de fotogramas difuminados por el trascurrir de los días junto a un montón de letras desordenadas sobre una cama que releeremos las tardes ausentes de buena lluvia, buscando lo que fuimos, royendo momentos con el corazón un poco mas envejecido, o si podríamos dejarnos ir a lomos de un piano dementes y ajenos, con la suficiente obstinación para esquivar el desencanto de ver nuestra imperfecta desnudez mas allá del misterio, y rebautizar paso y traspiés después, como la acogedora y reconocible morada en que aun vencidos nos quedara aire que respirar.

 Y aún sin saber de ti, sin llegar a poder percibir la certeza de que si esta calidez que se ha propagado desde mi pecho hasta lograr enrojecer la tarde es mas una necesidad o una costumbre, aun sin conocerte te siento alojado entre la ensoñación y el apremio de mis vísceras como un eco de semejanza de esta partitura que siempre fue para ejecutar a cuatro manos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...