Cosmos desleal



Hay un silencio enredandose sobre este microcosmos que sacudimos con las idas y venidas de nuestros cuerpos, un olor taciturno seduciendo la pasividad de la noche, sin peso, reordenando el trastero de mi mundo.

Ya no estas y el aire recupera la plasticidad de los segundos infinitos que escupe mi vientre... y queda ese hueco impreciso, esa sensación vacante evaporando cualquier convencionalismo enraizado entre mis vísceras. Y me retomo, mientras evacuo la pegajosa vida que mamamos y el tiempo avinagro, y retorno, a lo que siempre fui. Ese animal desguarnecido y sin mayor ambición que la seducción del ahora y todos sus fragmentos de luz con los que enhebro los inconsistentes filamentos de mi marginal reducto de paraíso.

Tu libertad es un espasmo de mi insensatez, tu entrega, una fortuita sacudida de la desesperación postrándote ante mi afición por deformar limites, creo que por ese motivo mi cerebro tejió una porción de universo para ti y quebré los acuerdos de mi destierro ante la ebria sensación de plenitud tras desposeernos de la culpa que aviva infiernos, porque los hicimos nuestros, pero luego estaba el mundo, ese espejismo inconsecuente pero reiterativo que tu llevabas a cuestas y que cargamos juntos.

No hay nada , como antes de las reminiscencias que ahora fluctúan a mi alrededor designadas a extraviar el horizonte, a la perdida en la insignificancia de lo que me rodea. No hay nadie, mas allá de mi uñas seducidas por la necesidad de destrucción, en un infantil intento que pulverice mi deslealtad a este cosmos convulso en perpetua ausencia que intuyo ser yo.

Ya no estas y el aire recupera la plasticidad de los segundos infinitos que hierven en mi vientre...

10 comentarios:

  1. Como siempre, tus palabras fluyen con particular plasticidad, adaptándose a la perfección al ambiente de tus narraciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un silencio, un cuerpo que habla y una boca que calle, un pasado sin memoria, una mujer poetizando

    mi beso,

    ResponderEliminar
  3. Extrañeza del cosmos sedicente que echa en falta la alucinación de lo que nunca tuvo.

    Quizás también tu vientre segrega las semillas de las futuras extrañezas, estas palabras que dejas caer en la falsa plasticidad de la melancolía.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. hay ausencias que dejan huecos y hay huecos que se llenan de nada

    ResponderEliminar
  5. Nunca el devenir del cosmos personal,del ecosistema interno de las sensaciones personales,sonó tan jodidamente seductor y aterciopelado... y me refiero a tus palabras...la música las mece aún más en esa espiral temporal...
    Besote y abrazo cuántico...

    ResponderEliminar
  6. Neogeminis... muchas gracias, es bastante entretenido dejarlas salir aun maleables, para que otros las encuentren.

    Un besote.

    Caligrafista... lo extraño es que pretendía ser menos poético que el habitual, pero parece ser que el germen ya esta en mi.

    Pues nada... el suyo le hago mio, y mio se lo cedo.

    Luis... El juego diabólico de la palabra, los destellos de un espejo... extrañezas y presunciones. Es la aventura del mundo blog.
    La melancolia siempre pulula tras, pero resulta mucho mas estimulante la sensación de reencuentro con el perpetuo amante, osea, lo que viene siendo uno mism@.
    Saludos

    Javier... hay presencias que son nada, y los huecos posibilidad.
    Todo es bastante variadito, o mas bien variable.

    ResponderEliminar
  7. Doloralfa... ¿Ehimm? ;)
    Eso que has escrito es un atentado a la pasividad. Bala, bala.;)
    Un besote cuantico deba ser.

    ResponderEliminar
  8. Adoro las Fleurs du mal. Adoro a los poetas malditos.

    (Me encanta tu blog.)

    ResponderEliminar
  9. El tercer párrafo es simplemente magnífico. Ya la primera frase te dice que ahí hay verdad.

    Llego aquí por recomendaciones y seguiré viniendo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Juan Antonio... muchas gracias, comparto todo lo que dijiste. Y lo del blog también...

    Víctor L. Briones Antón. Bienvenido entonces, mas sabiendo que siendo tan poco recomendable como soy un amigo común se atrevió. ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...